Clínica Y Lógica De La Autorreferencia Cantor Godel Turing |Gabriel Lombardi

Clínica Y Lógica De La Autorreferencia Cantor Godel Turing |Gabriel Lombardi

$295,00

"Todo lo que sucede está referido a mí", escribe Schreber en sus Memorias. La autorreferencia es el síntoma cardinal de la paranoia, afirma el psiquiatra Neisser. Pero atención, también Freud, tratando de explicar sus frecuentes olvidos de los nombres propios de aquellos a quienes borra de sus pensamientos conscientes, publica lo siguiente: "una continua corriente de autorreferencia recorre mi pensar". Lacan lleva las cosas más lejos aún, explica que la transferencia quiere decir que el significante representa al sujeto, monótonamente, para otro significante -no para otro sujeto-. Como el método psicoanalítico exige pasar por esa experiencia, da carta de ciudadanía a todo un vasto conjunto de fenómenos y vivencias en los cuales el lenguaje habla del sujeto, incluso cuando éste no lo advierte. Estos hechos, que usualmente son confundidos con los espejismos del narcisismo, se inscriben en una clínica de la autorreferencia en sentido impropio, en la que no es estrictamente que el sujeto hable de sí, sino que el lenguaje habla de él. Es una clínica precaria, aun si permite ubicar algunas coordenadas en las que se basa la certeza subjetiva. Este libro muestra en cambio la prodigiosa fecundidad lógica y clínica de la distinción entre diferentes formas de la autorreferencia en sentido propio: cuando el signo se aplica a sí mismo. En lógica: fue por estudiar rigurosamente las autoaplicaciones paradójicas del lenguaje matemático (los números también pueden decir: "este enunciado es falso"), que Cantor, Gödel y Turing produjeron una nueva ciencia, y con ella una nueva era en la que distintas civilizaciones fueron vertiginosamente capturadas en una red global. Con un altísimo costo subjetivo sentaron el fundamento lógico sobre el cual funcionan actualmente nuestras computadoras e Internet: un lenguaje automatizado, libre de autorreferencias negativas, y sin derecho a elegir. En clínica: si bien Lacan entra en este campo generalizando la autorreferencia impropia como característica del síntoma en las psicosis, se apoya luego en los resultados de la lógica matemática para focalizar su interés en las autoaplicaciones del lenguaje sobre si mismo. Ellas hacen posible la enorme riqueza de su enseñanza y la transformación que ésta implica de los conceptos fundamentales del psicoanálisis: el sujeto emerge de una definición circular, el inconsciente es saber fuera del Otro, la transferencia materializa el muro del lenguaje en el encuentro con el analista, la repetición deja de ser automática cuando el ser hablante elige, la pulsión resulta de la inconsistencia del Otro, el acto es empleo autoaplicativo no paradójico del lenguaje, el síntoma es saber sobre si mismo, la intervención analítica diagonaliza el sistema del significante. Lo cual permite revisitar la primera nosología freudiana basada en el autorreproche, y advertir su vigencia clínica y ética.