De Violencias Y Destinos |  MARIA ESTER JOZAMI

De Violencias Y Destinos | MARIA ESTER JOZAMI

Sin stock

$200,00

Sobre el terreno de la represión, las doctrinas jurídicas gravitan alrededor de un principio general “el acto no hace al acusado si la mente no es acusada”. La problemática de la violencia en las sociedades contemporáneas nos enfrentan a un conjunto de reglas que apuntan al “control social”, y la verdadera dimensión de los actos de violencia en general se diluye entre “expertos en psiquismo y procedimientos judiciales”; alejándonos del interrogante fundamental: ¿qué sabemos de las diferentes formas de violencia?

Esto pone nuevamente sobre la mesa la pregunta por excelencia del psicoanálisis sobre el homicidio (y los alcances de la violencia) en tanto que crimen fundamental la primera y el estatuto primario de la última.

Freud abrió caminos para interrogar estas cuestiones, fundamentalmente desde “Tótem y Tabú”, y el “Moisés y el monoteísmo”. En este último texto dice: “El padre es un artificio, una creación, una abstracción, un progreso de la espiritualidad”, y su función es la de instaurar la ley que regula el acceso a lo permitido y lo infranqueable de lo prohibido; y Lacan lo ubica como un “artificio”, una “construcción”, de efecto mediato.

Las “Modalidades de victimización” hacen necesario nuevamente implicar estas referencias como son el vínculo institucional; su fabricación, siendo esto obra de la genealogía, poniendo en relación lo biológico, lo social y lo inconsciente.

Investigar el tema de referencia nos sitúa en esta “carretera”, en la cual se advierte que el ordenamiento genealógico posibilita la entrada en la temporalidad que asegura la diferenciación, la separación. Cuando la mediación se resquebraja, y se desvanecen las referencias que posibilitan un ordenamiento, los efectos se hacen sentir en el doble terreno de la relación entre los sexos y entre las generaciones.

Siguiendo el razonamiento anterior la fragilidad y el desmoronamiento subjetivo se efectivizan en nuevas formas de violencia, como por ejemplo actos de incivilidad, violencias sexuales, trastornos sociales y familiares, transgresiones, delitos, donde en la mayoría de los casos se evidencia que la ganancia económica no es lo prioritario, sino que se trata de “otra ganancia” y en consecuencia de “otras pérdidas”.