ESA MALA COSTUMBRE DE DESEAR Reflexiones sobre la Ética y el Deseo | Alejandro Sacchetti

$390,00

Conocé nuestras opciones de envío

Los textos de este libro proponen una travesía y transversalidad discursiva que confluyen en una partitura compleja sobre los avatares de la ética desde los griegos hasta estos tiempos de “ciencia ficción”. El núcleo del deseo propuesto es una treta para hacer consonar la problemática de la subjetividad

Los deseos insisten, no se acostumbran a que una razón única, o que algún bien universal transforme en objeto y cosifique la singularidad subjetiva, pudiendo generar una “apatía” como presupuesto de virtud. En tiempos en que saberes disfrazados de verdad se imponen como dispositivos de control de lo humano con aires de una moral purificadora y científica, retomar la pregunta sobre la ética desde la dimensión deseante no es ajeno a recuperar y resignificar las tramas discursivas que nos atraviesan: el bien y el mal, la verdad y la mentira, el placer y el goce, las palabras y las cosas, la cosa y las causas dignas para cada quien.

La vida puede enmudecer sin un decir genuino, tornándose pura repetición de goce crueles y desmedidos, recuperar la idea del placer como límite a ello –entendido, no como lógica positivista universal de felicidad–, intenta relanzar la pregunta sobre un saber hacer con las distintas dimensiones del goce que atraviesan al sujeto, humano. Un más allá del principio del placer, donde se articulan los surcos con lo real. La construcción de acontecimientos aportaría una clave, como así también una perspectiva poética en su devenir creativo con la lengua.

Las preguntas que atraviesan el escrito permiten repensar lo político, las distintas versiones sobre la idea de libertad, y cuestionar la ética de bienes singulares en pos de la construcción de lazos con el semejante y anudamientos con las distintas versiones del “poder” con una perspectiva diferente.

Esto no es sin releer ciertos antecedentes en la cuna del capitalismo, la burguesía, y de un iluminismo como razón que puede enceguecer, Kant y Sade por ejemplo aportan una “matrix” no alejada de la actual discursiva del neocapitalismo como religión, que ilumina y fascina con nuevas modalidades de transmisión. Por algo en 1933 advertía Walter Benjamín: “la gente regresaba enmudecida. No más rica, sino más pobre en experiencias compartibles. Porque jamás ha habido experiencias tan desmentidas como las estratégicas por la guerra de trincheras, las económicas por inflación, las corporales por el hambre, las morales por el tirano”.

Quizás esto requiera de una ignorancia advertida, un ardid o treta, en un más allá del bien y el mal que como acontecimiento excepcional aloje la dimensión del deseo y su ética.

Del Prólogo: “Hacer circular este escrito no es ajeno a algo pertinente a la libertad… para seguir escribiendo. Espero que esta partitura les sea entretenida, y que cada quien pueda encontrar algo que dignifique la Cosa”.