Fundamentos De La Clínica psicoanalítica lacaniana con niños | PABLO PEUSNER

Fundamentos De La Clínica psicoanalítica lacaniana con niños | PABLO PEUSNER

Sin stock

$312,00

En lo que sigue partiré de la enseñanza de Jacques Lacan para iniciar el análisis riguroso y sistemático de las nociones de "interpretación" y "transferencia" en la clínica psicoanalítica lacaniana con niños; no obstante, es mi intención recurrir a la clínica toda vez que los argumentos en juego lo permitan o lo reclamen. Estoy convencido de que la relación de Sigmund Freud con la clínica de niños no fue más que su propio mensaje recibido en forma invertida desde el lugar del Otro, y no una apuesta ética tendiente a construir un nuevo campo para el desarrollo del psicoanálisis. A causa de ello considero que sin la "reinvención" del psicoanálisis operada por Jacques Lacan, los sujetos humanos hablantes que llamamos "niños" hubieran quedado por fuera del campo de aplicación del psicoanálisis freudiano. En ocasión de presentar sus "Estatutos propuestos para el Instituto de Psicoanálisis de la SPP", en enero de 1953, Jacques Lacan declaró: "... el psicoanálisis de niños se reveló, en los registros de la conducta de la experiencia y de su valor clínico, como sujeto a incertidumbres, cada vez más ricos en problemas a medida que se les concede un interés más ordenado". Esta es mi bandera: concederle al psicoanálisis de niños un interés cada vez más ordenado y, de este modo, abordar problemas cada vez más ricos. Lacan era consciente que el área de psicoanálisis con niños estaba sujeta a incertidumbres. Y este diagnóstico es muy verificable. De todos nuestros colegas psicoanalistas ninguno duda en aceptar en carácter de paciente a una persona adulta, aunque no ocurre lo mismo cuando el candidato al tratamiento es un niño. Allí comienzan las incertidumbres? En fin, la posición de ciertos analistas con respecto a la clínica de niños retoma la vieja historia del "caldero agujereado". Aquél que afirma: "No estoy formado como para recibir niños en consulta", algo más tarde puede confesar que "el problema lo tengo yo: es que no soporto mucho a los niños?". Y si su interlocutor tuviera la suficiente paciencia como para seguir escuchándolo, tarde o temprano afirmará que "en realidad, el psicoanálisis con niños es imposible". Lacan sabía que este asunto tocaba los fundamentos del psicoanálisis. Y lo dejó escrito muy tempranamente. "Sin duda, ésta es la frontera donde se ofrece al análisis lo más desconocido por conquistar". (párrafos extraídos de la "Introducción")