Poder género y amor 1 | Aurora Romano, Patricia Alkolombre, Graciela Cardó

Entregas para el CP:
Medios de envío
  • Letra Viva Palermo Av. Coronel Díaz 1837 (CABA). De Lunes a Viernes de 10.00 a 20.00 hs y Sáb de 11.00 a 19.00 hs Llamanos para confirmar que esté listo tu pedido! 011 48259034
    Gratis

Nuestro objetivo en esta oportunidad es reflexionar juntos acerca de lo que nosotros, como psicoanalistas, sabemos sobre el género, con referencia específica a la historia del patriarcado y al problema de la dominación y la violencia masculinas; cómo estos fenómenos se manifiestan y afectan actualmente a nuestra vida social y cultural, y a su vez a nuestra psique individual. En pocas palabras, nos preocupa el daño, el sufrimiento que se inflige psíquicamente, pero que a menudo no se produce en el ámbito de la fantasía, sino en la dura realidad física del asesinato, la violencia, la violación, así como otras formas de daño menos violentas y aún más extendidas y generalizadas.

Volvemos al análisis de la masculinidad escrito en la época del feminismo de segunda ola, en los años ’70 y ’80, cuando nuestra crítica psicoanalítica feminista emprendió la deconstrucción de la obra maestra de Freud, el complejo de Edipo.

Para resumir mi punto de vista en ese momento: lo que muchos pensadores freudianos, sobre todo lacanianos, consideraban como la ley paterna de la separación, yo lo veía como la instauración de un borramiento de la subjetividad del otro femenino y de una "falsa diferenciación" que impide realmente el reconocimiento de la diferencia. Además, implica una represión de las anteriores identificaciones excesivamente inclusivas y múltiples que destacaban antes del establecimiento de la prohibición edípica de ser como el que se ama. Entendido así, este complejo de normatividad heterosexual y repudio masculino de lo materno sirvió para hipotetizar la diferencia, para organizar como opuestos mutuamente excluyentes las categorías de tener y ser la madre. El amor identificatorio homoerótico –una relación de espejamiento, de hermanamiento, de reconocimiento de sujeto a sujeto de lo que es inteligible como deseo– se diferenciaría así del amor edípico del otro (sea quien sea).

Jessica Benjamin